Sin lloros ni lamentos

Algunas coordenadas que ayudan a orientar la gestión cultural en tiempos del coronavirus.

El valor de un cubito de hielo

nuestras sociedades se comportarían como un cubito de hielo, sólido y duro en el momento de cuajar (modernidad), pero cada vez más líquido conforme más tiempo pasa a la intemperie (globalización).

Discúlpenme que insista, pero la juventud…

¿tenemos interés por que los jóvenes adopten, cultiven y desarrollen una cultura con bases más igualitarias, verdad? ¿O seguimos hablando de otros colectivos o grupos de edad culturalmente menos problemáticos que los jóvenes? Yo me juego en el futuro mucho más que en el presente, por eso insisto, los jóvenes…

El crepúsculo de los lobbies

Ese modelo, el de las asociaciones profesionales como articuladoras e interlocutoras de los sectores de la cultura, parece estar viendo ciertos agotamientos y cuando menos, graves disfuncionalidades, de los que deberíamos ser conscientes si queremos pensar el futuro de la cultura en nuestro país.

Los pasos valientes

No hay respuesta, sino respuestas. Algunas respuestas que nos pueden hacer evolucionar el modelo cultural (paradigma) con el que queremos funcionar.

Las ciudades que mienten

…ahora que en breve entraremos en año electoral a nivel local, sería conveniente que los ciudadanos incorporemos al debate político, tan cargado como vendrá, este otro tema importante: qué modelo cultural y de ciudad queremos. Sólo así podemos evitar seguir en el pasmo inmovilista y con la sensación de decadencia cultural. Toca mover ficha.

Mercadillos

Los hipster se han apropiado de ellos con tanta intensidad como en otro tiempo los modernos los denostaron, pero el … Más