Sin lloros ni lamentos

Algunas coordenadas que ayudan a orientar la gestión cultural en tiempos del coronavirus.

Más allá de lo obvio

“…no debemos sucumbir a la melancolía y paralizar nuestros debates y nuestras agendas culturales con temas del pasado y empezar a sintonizar con esos aires de renovación que nos vienen de nuestros entornos europeos más cercanos…”

Correr dos veces más rápido

Mientras insistimos en buscar ampliaciones del concepto y al mundo de cultura, algunas de ellas fruto de una coyuntura, perdemos el foco del nervio esencial de lo que es cultura.

Cultura de Ministerio de Cultura

Porque más allá de lo simbólico que es tener un Ministerio propio para los asuntos culturales, es más necesario definir bien hoy día qué es lo que ese Ministerio debería hacer, y de eso no se ha hablado mucho.

Después de nosotros, el diluvio!

Ya que en recuperación nos hallamos, no debemos desaprovechar la oportunidad de introducir en la agenda pública temas de política cultural, de redundar en el carácter práctico y útil de la cultura, de marcar una nueva hoja de ruta que busque ser compartida por una base social ancha e ideológicamente variada.